US Mennonite Brethren

One Family. One Lord. One Mission

Artículo 1: Dios

Creemos en un Dios vivo y verdadero, Creador del cielo y de la tierra. Dios es todopoderoso, perfecto en sabiduría, justo en juicio y abundando en amor. Dios es soberano y gobierna sobre todas las cosas, visibles e invisibles, es el Pastor que rescata al perdido e indefenso. Dios es amparo y fortaleza para todos los necesitados. Dios es fuego consumidor, perfecto en santidad, lento para la ira y grande en misericordia. Dios conforta como una madre amorosa, entrena y disciplina como un padre cuidadoso y persiste en Su pacto de amor como un fiel esposo. Confesamos a Dios como eterno Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Dios Padre

Dios el Padre es la fuente de toda vida, en Él vivimos, nos movemos y somos. El Padre busca adoradores que le adoren en espíritu y verdad y oye la oración de todos los que le buscan. En el cumplimiento del tiempo, el Padre envió al Hijo para salvar al mundo. Por medio de Jesucristo, el Padre adopta a todos los que responden en fe al mensaje del evangelio, perdona a todo aquel que se arrepiente de sus pecados y establece un nuevo pacto con ellos. Dios da el Consolador, El Espíritu Santo, a todos Sus hijos. El amor creativo y redentor de Dios sustenta este mundo hasta el fin de las edades.

Dios Hijo

El Hijo por quien todas las cosas fueron creadas y quien sostiene todo, es la imagen del Dios invisible. Concebido por el Espíritu Santo, nacido de la virgen María, Jesús tomó la naturaleza humana para redimir al mundo del pecador. él reveló la plenitud de Dios a través de su vida sin pecado y obediencia. A través de sus palabras y con sus obras Jesús proclamó el Reino de Dios, trayendo buenas nuevas a los pobres, libertando a los cautivos, y dando vista a los ciegos. Cristo triunfó sobre el pecado por medio de Su muerte y resurrección, y fue exaltado como Señor de la creación y de la Iglesia.

El Salvador del mundo invita a todos a reconciliarse con Dios, ofreciendo paz a todos, los que esta?n lejos y los que esta?n cerca y los llama a seguirle en el camino de la cruz. Hasta que el Señor Jesús regrese en gloria, él intercede por los creyentes, es su abogado y los invita a que sean sus testigos.

Dios Espíritu Santo

El Espíritu Santo, el Consolador, es el poder creativo, presencia y sabiduría de Dios. El Espíritu convence a las personas de su pecado, les da nueva vida y los guía a toda verdad. Por el Espíritu los creyentes son bautizados en un cuerpo. El Espíritu que mora en ellos testifica que son hijos de Dios, distribuye dones para el ministerio, los llena de poder para testificar y dar fruto de justicia. Como Consolador, el Espíritu Santo ayuda a los hijos de Dios en sus debilidades, intercede por ellos de acuerdo a la voluntad de Dios y les dé seguridad de la vida eterna.


Génesis 1; Éxodo 15.2-3; 34.6-7; Deuteronomio 6.4-6; Salmo 8.23; 139; Isaías 55.8-9; 66.12- 13; Jeremías 31.31-34; Oseas 11.1-4; Mateo 1.18-25; 5-7; 28.18-20; Marcos 8.34-38; Lucas 4.18-19; Juan 1.1-18; 14-26; 16.7-15; Hechos 1.8; 2.1-4; Romanos 8.1-17; 1 Corintios 12.4-7,13; 15.3-8; 2 Corintios 1.22; 5.16-21; 13.14; Ga?latas 5.22-23; 1.15-2.22; 3.14-21; Filipenses 2.6-11; Colosenses 1.15-20; 1 Timoteo 2.11-13; Hebreos 12.7-11; 1 Pedro 2.21-25; 1 Juan 2.21-25; Apocalipsis 5.5-6,9-10.

 

Artículo 1: Dios

Creemos en un Dios vivo y verdadero, Creador del cielo y de la tierra. Dios es todopoderoso, perfecto en sabiduría, justo en juicio y abundando en amor. Dios es soberano y gobierna sobre todas las cosas, visibles e invisibles, es el Pastor que rescata al perdido e indefenso. Dios es amparo y fortaleza para todos los necesitados. Dios es fuego consumidor, perfecto en santidad, lento para la ira y grande en misericordia. Dios conforta como una madre amorosa, entrena y disciplina como un padre cuidadoso y persiste en Su pacto de amor como un fiel esposo. Confesamos a Dios como eterno Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Dios Padre

Dios el Padre es la fuente de toda vida, en Él vivimos, nos movemos y somos. El Padre busca adoradores que le adoren en espíritu y verdad y oye la oración de todos los que le buscan. En el cumplimiento del tiempo, el Padre envió al Hijo para salvar al mundo. Por medio de Jesucristo, el Padre adopta a todos los que responden en fe al mensaje del evangelio, perdona a todo aquel que se arrepiente de sus pecados y establece un nuevo pacto con ellos. Dios da el Consolador, El Espíritu Santo, a todos Sus hijos. El amor creativo y redentor de Dios sustenta este mundo hasta el fin de las edades.

Dios Hijo

El Hijo por quien todas las cosas fueron creadas y quien sostiene todo, es la imagen del Dios invisible. Concebido por el Espíritu Santo, nacido de la virgen María, Jesús tomó la naturaleza humana para redimir al mundo del pecador. él reveló la plenitud de Dios a través de su vida sin pecado y obediencia. A través de sus palabras y con sus obras Jesús proclamó el Reino de Dios, trayendo buenas nuevas a los pobres, libertando a los cautivos, y dando vista a los ciegos. Cristo triunfó sobre el pecado por medio de Su muerte y resurrección, y fue exaltado como Señor de la creación y de la Iglesia.

El Salvador del mundo invita a todos a reconciliarse con Dios, ofreciendo paz a todos, los que esta?n lejos y los que esta?n cerca y los llama a seguirle en el camino de la cruz. Hasta que el Señor Jesús regrese en gloria, él intercede por los creyentes, es su abogado y los invita a que sean sus testigos.

Dios Espíritu Santo

El Espíritu Santo, el Consolador, es el poder creativo, presencia y sabiduría de Dios. El Espíritu convence a las personas de su pecado, les da nueva vida y los guía a toda verdad. Por el Espíritu los creyentes son bautizados en un cuerpo. El Espíritu que mora en ellos testifica que son hijos de Dios, distribuye dones para el ministerio, los llena de poder para testificar y dar fruto de justicia. Como Consolador, el Espíritu Santo ayuda a los hijos de Dios en sus debilidades, intercede por ellos de acuerdo a la voluntad de Dios y les dé seguridad de la vida eterna.


Génesis 1; Éxodo 15.2-3; 34.6-7; Deuteronomio 6.4-6; Salmo 8.23; 139; Isaías 55.8-9; 66.12- 13; Jeremías 31.31-34; Oseas 11.1-4; Mateo 1.18-25; 5-7; 28.18-20; Marcos 8.34-38; Lucas 4.18-19; Juan 1.1-18; 14-26; 16.7-15; Hechos 1.8; 2.1-4; Romanos 8.1-17; 1 Corintios 12.4-7,13; 15.3-8; 2 Corintios 1.22; 5.16-21; 13.14; Ga?latas 5.22-23; 1.15-2.22; 3.14-21; Filipenses 2.6-11; Colosenses 1.15-20; 1 Timoteo 2.11-13; Hebreos 12.7-11; 1 Pedro 2.21-25; 1 Juan 2.21-25; Apocalipsis 5.5-6,9-10.