US Mennonite Brethren

One Family. One Lord. One Mission

Artículo 12: La Sociedad y la Estado

El Estado Instituido por Dios

Creemos que Dios instituyó el estado para promover el bienestar de todos. Los cristianos cooperan con los demás en la sociedad para defender a los de?biles, velar por los pobres y promover justicia, derecho y verdad. Los creyentes testifican contra la corrupción, discriminación e injusticias, ejercen responsabilidades sociales, pagan impuestos y obedecen las leyes que no son contrarias a la Palabra de Dios.

Dios ha dado autoridad a los gobiernos para mantener la ley y el orden y castigar a los que practican el mal. Los seguidores de Cristo respetan a los que están en autoridad y oran por ellos para que el orden y la paz prevalezcan, deploran la muerte en el ejercicio de la violencia de parte del Estado.

La Lealtad Cristiana en la Sociedad

La lealtad primordial de todo cristiano es el Reino de Cristo y no el Estado o la sociedad, porque su ciudadanía está en el cielo. Dios llama a los cristianos a resistir la tentación idólatra de conceder al Estado la devoción que le pertenece a Dios. Como embajadores de Cristo, actúan como agentes de reconciliación y buscan el bienestar de todas las personas.

Porque Cristo prohíbe el juramento de credos, nosotros simplemente afirmamos la verdad en transacciones legales. Los creyentes no participan en sociedades secretas donde se demanda juramento de credos o de alguna manera entra en conflicto con la lealtad a Cristo y la iglesia. Los creyentes son llamados a siempre vivir como fieles en el mundo, rechazando las presiones que los amenacen a transigir su integridad cristiana.

Éxodo 20.13,6; Levítico 19.11; Salmo 82.3-4; Jeremías 29.7; Daniel 2.21; 3.17-18; 4.17; Mateo 5.13-16,33-37; 6.33; 17.24-27; 22.17-21; Juan 15.19; 17.14-18; Hechos 5.29; Romanos 13.1-7; 1 Corintios 5.9-13; 2 Corintios 6.14-18; Efesios 5.6-13; Filipenses 1.27; 3.20; 1 Timoteo 2.1-4; Tito 2.1-4; Santiago 5.12; 1 Pedro 2:13-17.

Artículo 12: La Sociedad y la Estado

El Estado Instituido por Dios

Creemos que Dios instituyó el estado para promover el bienestar de todos. Los cristianos cooperan con los demás en la sociedad para defender a los de?biles, velar por los pobres y promover justicia, derecho y verdad. Los creyentes testifican contra la corrupción, discriminación e injusticias, ejercen responsabilidades sociales, pagan impuestos y obedecen las leyes que no son contrarias a la Palabra de Dios.

Dios ha dado autoridad a los gobiernos para mantener la ley y el orden y castigar a los que practican el mal. Los seguidores de Cristo respetan a los que están en autoridad y oran por ellos para que el orden y la paz prevalezcan, deploran la muerte en el ejercicio de la violencia de parte del Estado.

La Lealtad Cristiana en la Sociedad

La lealtad primordial de todo cristiano es el Reino de Cristo y no el Estado o la sociedad, porque su ciudadanía está en el cielo. Dios llama a los cristianos a resistir la tentación idólatra de conceder al Estado la devoción que le pertenece a Dios. Como embajadores de Cristo, actúan como agentes de reconciliación y buscan el bienestar de todas las personas.

Porque Cristo prohíbe el juramento de credos, nosotros simplemente afirmamos la verdad en transacciones legales. Los creyentes no participan en sociedades secretas donde se demanda juramento de credos o de alguna manera entra en conflicto con la lealtad a Cristo y la iglesia. Los creyentes son llamados a siempre vivir como fieles en el mundo, rechazando las presiones que los amenacen a transigir su integridad cristiana.

Éxodo 20.13,6; Levítico 19.11; Salmo 82.3-4; Jeremías 29.7; Daniel 2.21; 3.17-18; 4.17; Mateo 5.13-16,33-37; 6.33; 17.24-27; 22.17-21; Juan 15.19; 17.14-18; Hechos 5.29; Romanos 13.1-7; 1 Corintios 5.9-13; 2 Corintios 6.14-18; Efesios 5.6-13; Filipenses 1.27; 3.20; 1 Timoteo 2.1-4; Tito 2.1-4; Santiago 5.12; 1 Pedro 2:13-17.