US Mennonite Brethren

One Family. One Lord. One Mission

Artículo 16: El Trabajo, El Descanso y la Día Del Señor

Creemos que el modelo para la actividad humana es el acto de la Creación. Debido a la corrupción del ciclo de trabajo y descanso que el pecado ha inducido, Dios llama al pueblo redimido a restaurarlo y ponerlo en el lugar apropiado.

El Trabajo

Como criaturas hechas a la imagen de Dios, los cristianos imitan al Creador trabajando fielmente según sus posibilidades. Deben usar sus habilidades y recursos para glorificar a Dios y servir a otros. Ya que portan el nombre de Cristo, todos los creyentes deben a trabajar honesta y diligentemente y a tratar a los demás con respeto y dignidad.

El Descanso

Así como Dios descansó el séptimo día, llama el ser humano a observar tiempos de descanso regulares. El descanso es un acto de gratitud por lo que Dios ha provisto. Es un acto de confianza, recordando que no es su trabajo quien los sustenta sino Dios. Descansar es un acto de esperanza, anticipando el futuro descanso asegurado por la resurrección de Jesús.

El Día del Señor

Siguiendo el ejemplo del Nuevo Testamento, los creyentes se reúnen el primer día de la semana para conmemorar la resurrección de Cristo y la venida del Espíritu Santo. En el día del Señor los creyentes se dedican gozosamente a la adoración, a la instrucción de la Palabra, al partimiento del pan, a la oración, al compañerismo y al servicio, limitando su labor a trabajos de necesidad y obras de caridad.

Génesis 1.26-31; 2.15; 3.14-19; Éxodo 20.8-11; Levítico 25.1-7; Deuteronomio 5.12-15; Salmo 46.10; 95.6-11; Eclesiastés 3.13; Marcos 2.23- 3.6; Lucas 24.1-36; Hechos 2.1; 20.7; Romanos 14.5-10; Efesios 6.5-9; Colosenses 3.22-4.1; 2 Tesalonicenses 3.6-10; Hebreos 4.1-10; 10.23-25.

Artículo 16: El Trabajo, El Descanso y la Día Del Señor

Creemos que el modelo para la actividad humana es el acto de la Creación. Debido a la corrupción del ciclo de trabajo y descanso que el pecado ha inducido, Dios llama al pueblo redimido a restaurarlo y ponerlo en el lugar apropiado.

El Trabajo

Como criaturas hechas a la imagen de Dios, los cristianos imitan al Creador trabajando fielmente según sus posibilidades. Deben usar sus habilidades y recursos para glorificar a Dios y servir a otros. Ya que portan el nombre de Cristo, todos los creyentes deben a trabajar honesta y diligentemente y a tratar a los demás con respeto y dignidad.

El Descanso

Así como Dios descansó el séptimo día, llama el ser humano a observar tiempos de descanso regulares. El descanso es un acto de gratitud por lo que Dios ha provisto. Es un acto de confianza, recordando que no es su trabajo quien los sustenta sino Dios. Descansar es un acto de esperanza, anticipando el futuro descanso asegurado por la resurrección de Jesús.

El Día del Señor

Siguiendo el ejemplo del Nuevo Testamento, los creyentes se reúnen el primer día de la semana para conmemorar la resurrección de Cristo y la venida del Espíritu Santo. En el día del Señor los creyentes se dedican gozosamente a la adoración, a la instrucción de la Palabra, al partimiento del pan, a la oración, al compañerismo y al servicio, limitando su labor a trabajos de necesidad y obras de caridad.

Génesis 1.26-31; 2.15; 3.14-19; Éxodo 20.8-11; Levítico 25.1-7; Deuteronomio 5.12-15; Salmo 46.10; 95.6-11; Eclesiastés 3.13; Marcos 2.23- 3.6; Lucas 24.1-36; Hechos 2.1; 20.7; Romanos 14.5-10; Efesios 6.5-9; Colosenses 3.22-4.1; 2 Tesalonicenses 3.6-10; Hebreos 4.1-10; 10.23-25.